Otra mentira más y van…

Sin dudas, la causa del Operativo Sapucay genera un sinnúmero de interrogantes, pero genera más dudas que certezas.

Ahora bien, esas dudas responden a interpretaciones erróneas de la investigación u obedecen a un actuar malicioso.

Otra mentira más y van..

Hacia finales de 2016, personal de la Policía Federal Argentina, Delegación Corrientes obtuvo información de que se introduciría estupefacientes desde Misiones y que pasaría por Corrientes. Su destino final sería la Provincia de Buenos Aires.

Ante esta situación la Policía Federal realizó un despliegue con varias delegaciones de apoyo e interceptó el camión en la Ruta Nacional 14, cerca de Virasoro, en su intersección con el acceso a  San Carlos.

En ese operativo se presentó personal de la Gendarmería Nacional, quienes manifestaron que trabajaban en el seguimiento de ese rodado por orden del juez federal de Lomas de Zamora, Buenos Aires, Federico Villena.

Lo llamativo es que la Gendarmería operaba en Corrientes por orden de un juez federal bonaerense sin comunicar de la situación al juez federal de Corrientes, una obvia infracción al artículo 32 de la ley 23.737 (tema que será analizado en otro momento).

El personal de la Gendarmería, según las declaraciones de los efectivos de la PFA, no estaba identificado y no existía móviles identificables. La sospecha de la Gendarmería fue los Policías de la Federal “darían distinto destino” al cargamento de drogas. Los Policías Federales no confiaban en que los gendarmes eran realmente efectivos de una fuerza de seguridad.

Ahora bien, ha aparecido en las últimas horas los videos del procedimiento que muestra lo que ocurrió:

Es posible sostener entonces, como una hipótesis interpretativa que se pretenda hacer parecer que una fuerza federal (PFA) pretenda adueñarse de una carga y la otra (GNA) aparezca como los paladines de la Justicia.

Como conocedor de la causa y por experiencia de muchos años de profesión, hoy sostengo que la Causa Sapucay es una mentira. Y van…

¡Compartilo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *