Causa Sapucay: “Termina la ronda de testimonial, y se vienen tiempos de definiciones”

Este 18 de noviembre el Tribunal Oral Federal 3 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires llevará adelante una nueva jornada del debate oral y público en el que se ventila la investigación por el supuesto tráfico de drogas a siete provincias argentinas y Chile.

Jorge Barboza.

Está previsto que declaren dos efectivos de la Gendarmería Nacional que intervinieron en la investigación.

“Se trata de testimonios obtenidos en el contexto de otra causa que es conexa y en la que se realizaron escuchas telefónicas en el marco de la búsqueda de Federico Marín (supuesto líder narco) quien estaba prófugo”, sostuvo el abogado Jorge Barboza.

 “Las defensas probablemente planteen la oposición porque esa causa ya es conocida profundamente por la Procuración de la Narcocriminalidad, pero los abogados defensores no intervenimos en ella”. 

Sustuvo además que la oposición a vincular esto testimonios se fundamenta en que “esos testimonios no fueron ofrecidos como prueba oportunamente y que se pida su incorporación es sorprendente porque viola la buena fe procesal. Esta prueba es conocida por la Fiscalía y no por los defensores, pero además interviene como apoyo del Ministerio Público, como auxiliar, el secretario actuario que instruyó la causa. Es obvio que existe hay mala fe procesal”.

El estudio jurídico que encabeza el doctor Barboza representa a Silvina Ayala, una de las imputadas en la causa.

La mujer había declarado en la última audiencia. “Ella fue muy crítica a la investigación porque expuso que por interpretaciones arbitrarias que se hicieron ella está detenida hace tres años y ocho meses”.

Explicó que “en la causa aducen que ella llevó 50 kilos de droga, pero ella negó la situación, por cuestiones claras: Primero, porque ella vive frente a las oficinas de la Aduana. Ese pedido ocurrió a mediodía, cuando hay mayor circulación de personas y existe mucha seguridad en ese lugar. Segundo, esa cuadra constantemente está vigilada por efectivos de fuerza federales. Tercero, el supuesto transporte fue en el tramo de una cuadra y ella no puede llevar en bolsas esa droga. Tampoco podría haberla llevado en automóvil, porque no sabe manejar”.

Lo que se le endilga es supuestamente haber respondido un llamado de Luis “Lucho” Saucedo. “Esa charla ocurrió y Lucho le dijo que un hombre, llamado Pedro Borja iría a su casa, pero cuando el hombre llegó, ella lo mandó a hablar con Luis a un hospedaje. Lucho la vuelve a llamar y dijo traeme 50 y dos sándwiches”.

Barboza sostuvo que “lo que interpretaron los gendarmes es que eran 50 kilos de marihuana y dos de otra sustancia, pero en realidad eran 50.000 pesos y dos sándwiches de milanesa. Una interpretación errónea que le costó la libertad a mi cliente”.

¡Compartilo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *